El Gobierno y BBVA firman un acuerdo para financiar proyectos de modernización turística por un importe de 100 millones de euros.

La entidad habilitará también una línea de financiación multisectorial para apoyar a las pymes del Archipiélago.

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y el director de BBVA para España y Portugal, Jaime Saenz de Tejada, firmaron hoy en Madrid un convenio de colaboración por el que la entidad financiera abrirá una línea específica de financiación para proyectos de modernización turística en el Archipiélago por un importe inicial de 100 millones de euros.

El acuerdo establece los términos de la colaboración entre el Ejecutivo autónomo y el BBVA para el apoyo a proyectos empresariales a través de dos vías fundamentales. Por un lado, con una línea de financiación de proyectos de inversión empresariales especialmente relacionados con la modernización y mejora de la planta alojativa de Canarias, su oferta complementaria y los espacios turísticos, así como proyectos e iniciativas de dinamización empresarial para el fomento de la innovación y renovación del sector turístico. Esta línea, de acuerdo con el documento suscrito hoy, no limitará a las empresas por su tamaño ni forma jurídica, y dará una especial atención a las que desarrollan su actividad en las áreas turísticas de las Islas. 

Por otro lado, la entidad habilitará línea de financiación multisectorial para favorecer la refinanciación, restructuración y el crecimiento de las pymes canarias, apoyándose en las Sociedades de Garantía Reciproca del Archipiélago.

El convenio con el BBVA es fruto de la reunión que mantuvo el jefe del Ejecutivo autónomo con los responsables de la banca el pasado 18 de septiembre en Madrid. En aquel momento, Rivero tuvo la oportunidad de explicar a los directivos bancarios la política del Gobierno en materia de modernización turística, al tiempo que les trasladó un mensaje de confianza sobre el principal sector de actividad de las Islas.

El acuerdo suscrito hoy establece que todos los proyectos u operaciones que impliquen la concesión de financiación serán estudiadas individualmente según los criterios y condiciones vigentes de BBVA, “que procurará ofrecer una mejora financiera a los destinatarios de los préstamos que suponga una rebaja en los tipos efectivos”.

Asimismo, se creará una comisión de seguimiento para realizar una evaluación del convenio, que tendrá una duración inicial de un año y se podrá prorrogar por períodos idénticos.